Es solo dinero

1. ¿Por qué tenemos tantos problemas con el dinero?

2. ¿Cuál sería el mayor estrés generado por dinero?
3. ¿Qué lugar debe tener el dinero en nuestras prioridades?
4. ¿Se puede lograr tener dinero sin problemas?
Es una pregunta muy típica que pasa por la mente de todos. Es normal que, con tantos problemas económicos y financieros en la sociedad, nos preguntemos cuál es la causa o qué es lo que provoca que vivamos con tantas limitaciones en esta área de nuestra vida. No existe una única respuesta a esta pregunta. El gran problema económico/financiero que tienen que afrontar actualmente la gran mayoría de las personas en plena edad productiva o laboral (25 a 65 años), es la CARENCIA de un ESTILO DE VIDA IDEAL (es decir, la falta de logros y resultados financieros traducidos en nula libertad financiera y riqueza personal), y la IMPOSIBILIDAD de disfrutar y compartir esta falta de logros y resultados financieros, precisamente por no contar con tiempo libre a disposición, la oportunidad de trabajar y vivir donde ellas decidan y la posibilidad de poder decidir su vida minuto.
Sin embargo podemos analizar varias cosas:
1. Sabemos administrar el dinero – La creación del dinero es algo relativamente nuevo comparado con los humanos. Anteriormente las personas intercambiar bienes y servicios entre sí. Sin embargo, este método era sumamente complejo y carecía de efectividad para la economía. Así que, llego el dinero, lo cual simplificó mucho las cosas, pero también llegaron los problemas para administrarlo y usarlo correctamente.
La gente se acostumbró a gastarlo de forma inmediata, sin planear y sin administrar. Nadie piensa largo plazo. No tenemos que sobrevivir. La esperanza de vida es mucho mayor, nuestro objetivo de vida es cumplir metas mucho más complejas como viajar, estudiar, tener hijos, desarrollarnos como personas, tomar cursos, etc.
2. Dinero – Impulso
En qué gastarlo, todo de forma muy compulsiva y emocional. Si logramos identificar esos comportamientos irracionales, compulsivos y emocionales con el dinero, evitaremos muchos gastos innecesarios que en el momento parecen buenos pero que a largo plazo afectan mucho nuestras finanzas.
3. Educación Financiera en el Hogar
Desde que somos pequeños, nos empiezan a programar para pensar sobre el dinero de alguna u otra forma. Si en el hogar no había tanto dinero y se pensaba que siempre iba a haber problemas financieros, es normal que nos comportemos en base a lo que vivimos. Si nuestros padres nos dijeron que siempre tendremos deudas, lo más seguro es que nunca podamos vivir sin ellas.
Por el contrario, si nos enseñaron a administrar el dinero de forma eficaz, lo más probable es que no tengamos problemas financieros.

El estrés generado por el dinero, puede estar causado por:
• Deudas,
• Falta de ingreso económico
• Dificultad para satisfacer las necesidades básicas
• Incapacidad para cubrir las expectativas personales, familiares o del negocio
• Temor a perderlo
• Le damos un valor psicológico = nos valoramos de acuerdo a la cantidad que tenemos o que queremos tener.

Lo importante no es cuánto dinero tienes, sino el valor que le das. El lugar que ocupa en tus prioridades. Creemos que cuando tenemos mucho tenemos poder, somos valiosos, importantes, la gente nos quiere o nos toma en cuenta, somos exitosos, etc. Creemos que con eso vamos a vivir felices. Por lo tanto, aseguramos que el dinero es el que nos da nuestro bienestar y felicidad. Y si no lo tenemos, pensamos que es todo lo contrario. Es una creencia equivocada.
Si el dinero proporciona la felicidad, ¿por qué tanta gente rica y poderosa no es feliz?
¿Por qué nunca tienen suficiente y buscan más, aunque tienen tanto, que difícilmente se lo van a acabar? ¿Por qué hay gente pobre que es feliz?

El dinero sí es necesario e indispensable en muchas ocasiones. Por ejemplo, comida, techo, etc.
Al centrarnos en lo que no tenemos, dejamos de apreciar lo que sí tenemos.

Definitivamente, si tu situación económica te provoca estrés, elabora un presupuesto, distinguiendo entre lo indispensable, lo necesario, lo importante y lo prescindible (aunque sea deseable). Revisa tu escala de valores. Quizás es el momento de reevaluar algunos aspectos de tu vida.

¿Tus expectativas y necesidades están basadas en valores culturales, que sólo te están haciendo sufrir?

No te califiques por la cantidad de dinero que tienes. Es un gran error. Es una creencia equivocada de la sociedad. No te regañes por lo que no tienes. Si hay la opción de un ingreso extra de tu parte o de parte de algún miembro de tu familia, búscala.

¿Quiénes son las personas involucradas directamente en tu situación económica?
Pídeles que te ayuden y apoyen para llevar a cabo los cambios necesarios, ya sea para aumentar los ingresos o para disminuir los gastos. Habla con ellos abiertamente, pero no se ataquen, ni busquen culpables.

Aprende a valorar y disfrutar otros aspectos de tu vida que están bien: tu salud o la de tus familiares, la familia que tienes, los amigos, tus capacidades físicas y mentales, etc.

No permitas que tu situación y tus problemas te hagan sentir que eres víctima de las circunstancias.

Es solo dinero ¿Por qué causa tantos problemas?
1. Saber administrar el dinero
2. Control de compras por impulso
3. Educación Financiera

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Telephone: (787) 374-8484

Email: info@barbaraserrano.com

Copyright Bárbara Serrano. Todos Los Derechos Reservados. Diseño Carlos Lozano.