Vida con mi hija Allegra Valentina durante el Coronavirus

La crisis del coronavirus es muy difícil para todas las familias. Pero para las mamás y los papás solteros, que repentinamente tienen que hacerse cargo de los niños en tiempo completo es un reto aún mayor.  No he encontrado una varita mágica que me facilite la vida durante esta crisis, sin embargo, he tratado de llevarle un mensaje a mi hija sobre la aceptación de esta situación.  No necesariamente significa que le tenga que gustar a ella, pero por lo menos ha comprendido que necesito mi espacio para seguir trabajando desde mi hogar como asesora financiera.

Aunque solo tengo a mi hija Allegra Valentina (de 11 años), por ser solo una, he podido crear un espacio donde se pueda hablar de las emociones que estamos sintiendo, como la tristeza de no ver a sus amiguitas, el enfado y el miedo por no poder salir a la calle, etc.  Mi enfoque ha sido en bendecir todo lo que Dios nos ha regalado hasta este momento.  En vez de entrar en una conversación en base a una queja, entender que esto nos mantuvo más unidas que nunca como familia y que en toda crisis hay oportunidades que tal vez no se repitan nunca.

En la mayoría de las ocasiones, mi trabajo consiste en asesorar financieramente a mujeres a conseguir su libertad financiera por medio de muchos instrumentos.  En esos días he podido inculcarle a mi hija el cómo manejar su libertad y sus miedos.   La imagen que ella recibe de mí (que soy su ejemplo) es positiva.  Toda aquella información que pueda entender o malinterpretar sobre el virus, los contagios o los fallecimientos se lo explico de un modo adecuado y adaptado a su edad. He creado un espacio en el día para ambas, y con mucha seguridad le explico o contesto sus preguntas en cuanto al tema sin ninguna emoción que afecte la forma de ver el tema.

Una de las cosas que le enseñado a mi hija es el “No Drama”.  Ella sabe que yo entiendo y me preocupo de sus emociones, ahora ella debe verbalizarlas de una manera correcta.  Si ella extraña ir al colegio, lo entiendo y podemos buscar alternativas, lo que no he aceptado son emociones desagradables en este tiempo.  Le enseño con mis comentarios a entender su autoestima en cualquier situación.  Si otra niña la llama llorando, ella la empodera, no comienza a llorar también, sino que puede ayudar al bienestar de la otra persona y a entender sus sentimientos.

Mi hija ha aprendido a ser más independiente, a cocinar y a comer mucho más sano, por ejemplo.  He tenido que ser mucho más flexible en cuanto a los horarios, teniendo en cuenta que debe jugar, leer, hablar por el celular, etc. pero todo en familia.  He tenido que aprender que mi trabajo es muy intenso y si no tengo esto muy claro, mi hija puede estar huérfana emocionalmente porque me ve 8-10 horas trabajando en mi hogar en una computadora. Es por eso que mi vínculo con ella en este tiempo se ha fortalecido.  Estar en familia se ha convertido en prioridad.

Finalmente, he logrado que su autonomía sea esencial para ella. Sus obligaciones, sus rutinas han complementado las mías y ha sido muy divertido.  Le he dado tareas específicas de su edad y las ha cumplido a cabalidad, al punto que no tengo que supervisarla en el futuro.  En los momentos en que se aburre durante el día, la creatividad ha sido su mejor maestra.  La pintura un talento que no sabíamos existía y ha desarrollado a raíz de la pandemia.

Para mí es importante que Allegra se sienta protegida y segura.  Los niños que no lo son se ven afectados en el futuro y tratan de buscar emocionalmente lo que no tuvieron en su niñez. Vivimos un tiempo único y es algo temporal, transitorio, que va a pasar; pero la familia nunca va a estar tanto tiempo junta en otro escenario, así que mejor crear una experiencia positiva única para las dos.  Los únicos obstáculos que veo en la vida son las dificultades, los problemas, los conflictos personales, culturales y sociales, o situaciones externas como lo es este virus.  Sin embargo, no pueden ser una excusa para justificar una vida triste, empobrecida, y sin futuro. Mi enseñanza, hay que tratar de mantener lo lindo y positivo arriba. La vida siempre tendrá retos, pero los límites se los pone uno.  Mantener una perspectiva a largo plazo con el vaso lleno es lo importante.

0 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Telephone: (787) 374-8484

Email: info@barbaraserrano.com

Copyright Bárbara Serrano. Todos Los Derechos Reservados. Diseño Carlos Lozano.

Login

Register

terms & conditions