Malos hábitos financieros: Lo que tengo, lo que soy
  1. ¿Cómo puedo identificar los malos hábitos financieros?
  2. ¿Qué hemos hecho repetidamente que haya llevado a tu situación financiera actual?
  3. ¿Cómo reemplazar malos hábitos financieros por buenos hábitos?
  4. ¿Cómo me organizo para vencer esos obstáculos financieros?

Malos hábitos financieros se puede identificar cuando hay una crisis económica y sus alternativas son casi  nulas.

Comportamientos que lo llevarían a la “tumba financiera”:

  1. Ser desorganizado- dinero mal gastado por no pagar a tiempo, por intereses de mora, afiliaciones a grupos en los cuales usted ya no está interesado, suscripciones a revistas que ya no lee,  y garantías que nunca se usan.
  2. Todos los meses le hace falta dinero.  La solución más sencilla: Presupuesto mes a mes para que pueda controlar los gastos y ajustarlos a sus ingresos, dependiendo de sus prioridades y objetivos familiares.
  3. Administración y futuro.  ¿Por qué pensar solo en el corto plazo? Tenga en cuenta que para lograr la mayoría de los objetivos familiares usted necesita de una buena distribución de los recursos monetarios disponibles. Realice una lista de objetivos organizados por prioridad y por el tiempo con el que cuenta para realizarlos; así podrá establecer un fondo de ahorro que le permitirá cumplirlos uno a uno.
  4. No deudas por adelantado. Con las tarjetas de crédito usted siempre va a pagar un mayor valor por los intereses.  No sacrifique sus recursos futuros por alguna compra en el presente.
  5. Compras por impulso diarias.  Muchas veces compra cosas que no necesita. “Me lo merezco”, “un gustito”, “hace mucho no lo hacía”, son algunas de las frases con las que justificamos compras innecesarias. Por tal razón, recuerde que debe cubrir primero sus gastos prioritarios antes de incurrir en este tipo de gastos que si bien no son importantes, suelen siempre ser urgentes.
  6. Objetivos alcanzables y en acordes con su presupuesto.  Tiene referentes o aspiraciones muy altas. Tenga presente que para alcanzar estos sueños debe lograr una estabilidad financiera, siendo consciente que entre más altos sean estos sueños, mayor esfuerzo tendrá que hacer hoy en términos de deseos y ahorro, para poder alcanzarlos.
  7. No deje que pequeñas cantidades hundan la economía familiar. Ejemplos: cargos por sobregiros, los que pueden secar su cuenta bancaria y puede dañar su reputación financiera ante los prestamistas y potenciales inversores.

Los hábitos financieros son provocados por diferentes circunstancias en cada persona.

  • Compras impulsivas
  • Mal uso de Tarjetas de Crédito
  • No pagar facturas a tiempo
  • Gastar más de la cuenta
  • Tener una casa llena de cosas que no necesitamos
  • Bajos Ahorros

Como decía Aristóteles: “Somos lo que hacemos una y otra vez… La excelencia, por tanto, no es un acto, sino un hábito”. Si esto es verdad, tiene sentido que nuestros problemas financieros, si es que los tenemos, provengan sustancialmente de nuestros hábitos.

No puedes simplemente eliminar los malos hábitos financieros – tienes que encontrar hábitos mejores para reemplazarlos. Debes tener un hábito positivo para reemplazar al negativo cuando ocurra.  Ejemplo, hacer ejercicio, jugar con los niños, en lugar de comprar.
Dedicar 20 minutos a la semana a actualizar tu presupuesto.

Creando nuevos hábitos

Malos hábitos = hábitos positivos

Reto de 30 días,  comprometerte contigo mismo a ser tan constante como puedas durante un mes para crear buenos hábitos:

  1. Un solo hábito. Céntrate en reemplazar sólo uno de tus hábitos financieros cada vez durante ese reto de los 30 días.
  2. Empieza por lo más pequeño. No trates de convertirte en una nueva persona de la noche a la mañana.
  3. Comprométete públicamente. Intenta que la mayor cantidad de gente posible sepa lo que intentas hacer -amigos y familia, publícalo en tu blog, en Twitter o en Facebook, etc. Esto te motivará.

Nada es particularmente difícil si se lo divide en pequeñas tareas. Los obstáculos son esas cosas espantosas que sientes cuando apartas los ojos de tu meta.  No encuentres la falta, encuentra el remedio.

Buscar la falta o el porqué de la situación actual puede ayudarme un poco para comprender dónde estoy, pero lo auténticamente importante y lo que más me ayudará es buscar la manera de cambiar la situación. Plantee “cómo” es trazar un sólido paso adelante en busca de soluciones que me permitan avanzar con un objetivo realista, una meta, y seguirlo.

Por otra parte, al contemplar los obstáculos puedo caer en la trampa de perder parte de esa motivación que, como su propio nombre indica, me mueve a conseguir mi objetivo.

Mis recursos personales (y materiales) podrán ser más eficientes si divido el problema que debo gestionar en pequeñas metas que deberé superar para lograr mi objetivo: el ahorro inteligente.

Malos hábitos financieros: Lo que tengo, lo que soy

  1. Ser desorganizado.
  2. Todos los meses le hace falta dinero.
  3. Administración y futuro.
  4. No deudas por adelantado.
  5. Compras por impulso diarias.
  6. Aspiraciones muy altas.
  7. Administración de su presupuesto.

0 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Telephone: (787) 374-8484

Email: info@barbaraserrano.com

Copyright Bárbara Serrano. Todos Los Derechos Reservados. Diseño Carlos Lozano.

Login

Register

terms & conditions